Himno de El Salvador

El himno de El Salvadorhimno nacional de El Salvador es considerado como uno de los símbolos patrios de esta nación. Fue compuesto por el general salvadoreño Juan José Cañas y el músico italiano Juan Aberle, el himno se estrenó durante la conmemoración del día de la independencia el 15 de septiembre de 1879.

Más tarde, el 13 de noviembre de 1953 sería adoptado legalmente por la Asamblea Legislativa como himno nacional de la República de El Salvador.

El himno de El Salvador es cantado con la mano derecha sobre el corazón, con los pies firmes y con una postura erguida. Es cantado en cualquier evento oficial que se lleve a cabo en El Salvador y aveces en eventos oficiales internacionales como por ejemplo partidos de fútbol. Aunque posee tres estrofas, únicamente se canta el coro.

CORO

Saludemos la patria orgullosos
De hijos suyos podernos llamar;
Y juremos la vida animosos,
Sin descanso a su bien consagrar.

Lee también:  Grupos étnicos de América Central

PRIMERA ESTROFA

De la paz en la dicha suprema,
Siempre noble soñó El Salvador;
Fue obtenerla su eterno problema,
Conservarla es su gloria mayor.

Y con fe inquebrantable el camino
Del progreso se afana en seguir
Por llenar su grandioso destino,
Conquistarse un feliz porvenir.

Le protege una férrea barrera
Contra el choque de ruin deslealtad,
Desde el día que en su alta bandera
Con su sangre escribió: ¡LIBERTAD!

SEGUNDA ESTROFA

Libertad es su dogma, es su guía
Que mil veces logró defender;
Y otras tantas, de audaz tiranía
Rechazar el odioso poder.

Dolorosa y sangrienta es su historia,
Pero excelsa y brillante a la vez;
Manantial de legítima gloria,
Gran lección de espartana altivez.

No desmaya en su innata bravura,
En cada hombre hay un héroe inmortal
Que sabrá mantenerse a la altura
De su antiguo valor proverbial.

TERCERA ESTROFA

Todos son abnegados, y fieles
Al prestigio del bélico ardor
Con que siempre segaron laureles
De la patria salvando el honor.

Lee también:  Las pupusas, comida típica de El Salvador

Respetar los derechos extraños
Y apoyarse en la recta razón
Es para ella, sin torpes amaños
Su invariable, más firme ambición.

Y en seguir esta línea se aferra
Dedicando su esfuerzo tenaz,
En hacer cruda guerra a la guerra:
Su ventura se encuentra en la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.